¿Cuáles son las diferencias entre renting y leasing? | Leasys
¿Prefieres hablar con un comercial? ¡Llámanos!

Cuando vamos a adquirir un coche siempre habrá una gran marea de dudas antes de tomar la decisión adecuada. Hoy en día son muchas las alternativas que tendrás a tu alcance, así que antes de decantarte por una, es normal que quieras pensártelo bien. En este post veremos cuál es la diferencia entre renting y leasing, dos nuevas formas de disfrutar de la conducción que se están abriendo un hueco en el mercado. 

Ambos tipos de contratos se han vuelto muy populares en el sector de la automoción. Algo que anteriormente asociábamos solamente a empresas, está ahora disponible para particulares y cualquier persona que quiera disfrutar de sus múltiples ventajas. 

Descubre más sobre el renting y el leasing a continuación. 

¿En qué se diferencian el leasing y el renting? 

La principal diferencia entre ambos la encontramos cuando se llega a la finalización del contrato. En el renting tendrás tres opciones: o renovarlo con el mismo vehículo, hacer uno nuevo con un vehículo más moderno, o dejar este sistema y buscar otro que te agrade más. 

En lo que se refiere al leasing, se nos añade una posibilidad más, que es la de comprar el vehículo al final del contrato. Es decir, estarás pagando una cuota todos los meses durante un periodo de tiempo concreto y, cuando este expire, la empresa te ofrecerá la posibilidad de quedarte con el vehículo pagando el resto de su precio. 

Sin embargo, abordaremos más a fondo en ambos conceptos a continuación para que puedas ver cuál de los dos se ajusta mejor a tus necesidades.

 

direfencias leasing y renting

 

¿Qué es el renting? ¿Y el leasing? 

Cuando hablamos del renting, nos referimos a un contrato de arrendamiento mercantil, donde la empresa arrendadora pone a disposición del arrendatario el disfrute de un vehículo por un periodo de tiempo determinado. Cuando este contrato finalice, el arrendatario debe entregar de vuelta el coche. 

En el caso del leasing, estamos hablando de un tipo de contrato de arrendamiento financiero en el cual la empresa arrendadora ofrece al arrendatario el disfrute del vehículo durante un periodo de tiempo determinado, y además está obligada a proporcionar la compra del bien a dicho arrendatario. 

En ambos casos se debe pagar una cuota fija mensual a cambio del uso del vehículo. Mientras que en el renting estamos pagando simplemente por poder utilizarlo, en leasing una vez finalizado el periodo de contrato, se podrá adquirir la propiedad del vehículo. 

Principal diferencia: duración del contrato

La otra diferencia entre el renting y el leasing que podemos encontrar se halla en la duración de los contratos. 

En el caso del leasing, estamos hablando de un contrato de alquiler de largo plazo, por lo que su duración será mucho mayor. Además debemos tener en cuenta que este es un método de financiación, cuyo objetivo es facilitar la compra del vehículo al usuario. De esta forma, pueden durar de 2 hasta cinco años. 

En lo que se refiere al contrato del renting, este suele estar compuesto por periodos de tiempo mucho menores. Este se cuenta en meses y puede variar dependiendo de la empresa con la que contrates el vehículo. En Leasys ofrecemos una variación muy flexible que abarca desde los 24 hasta los 60 meses. De esta forma nos podemos adaptar mejor a las necesidades de todos nuestros clientes.  

 

Gastos de mantenimiento y seguro 

Otro aspecto que marca la diferencia entre renting y leasing es qué incluye las cuotas mensuales en cada contrato. 

Mientras que en el renting se cubre el seguro, el mantenimiento y la asistencia en carretera, dichos gastos corren a cuenta del arrendador en el leasing

Esto transforma el renting en una opción muy atractiva para particulares y empresas que quieran despreocuparse de dichos gastos y puedan simplemente disfrutar del vehículo. En el caso de que ocurra algún imprevisto, será la compañía arrendataria la que se encargue de las gestiones necesarias (aunque esto también dependerá del tipo de empresa con la que se haya firmado el contrato). 

En el leasing el usuario podrá elegir la compañía de seguros de su preferencia, así como llevar el coche al taller que este elija. Sin embargo, todos esos gastos deberán también ser abonados por dicho usuario. 

Ventajas fiscales de ambos

Otro de los aspectos que hace el renting y el leasing tan interesantes para las empresas son las ventajas fiscales que estas presentan. 

En el caso del renting, la cuota será totalmente deducible en el pago del IVA o el IRPF, mientras que el leasing es deducible fiscalmente al considerarse un gasto de la empresa. 

¿Qué es mejor: leasing o renting? 

Ya hemos abarcado cuáles son las diferencias entre el renting y el leasing, y probablemente la próxima pregunta que tengas en mente será cuál de los dos es más rentable o cuál de los dos te viene mejor. 

En este caso, no hay mejor respuesta que la de decirte que ello dependerá de tus necesidades. El renting sin duda, por ejemplo, es una solución muy cómoda y económica si vas a cambiar de coche con frecuencia o si te interesa no tener que preocuparte por los gastos de mantenimiento. 

El leasing no es más que otro método de financiación, por lo que deberás considerar si al final del contrato te interesa quedarte con el vehículo o no. También es importante que valores el uso que tienes planeado hacer del coche y tener en cuenta que los gastos de mantenimiento irán de tu mano. 

En Leasys ponemos a tu disposición una amplia flota de vehículos para que puedas disfrutar de todas las ventajas que te ofrece el renting. ¡Te animamos a descubrirlas!